Calle Constantino Suárez "El Españolito", 12 33401 Avilés - Asturias

Cambiar bañera por plato de ducha

17 de Abril de 2015


Plan Reforma0 Comentarios

Sustituir la bañera por una ducha resulta perfecto para darle amplitud al cuarto de baño, para hacerlo más accesible a niños y ancianos, y para que resulte más cómodo de limpiar, entre otras cosas. Pero, ¿cuáles son las consideraciones a tener en cuenta? ¿Se trata de unareforma muy cara?

Las baldosas del suelo

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no hay ni tantos tamaños, ni tantos tipos de platos de ducha como de bañeras. Esto significa que, al quitar la antigua bañera, es posible que se tenga que suplir una parte del suelo con baldosa. Si no se tienen baldosas sobrantes (siempre es recomendable tener por si acaso), es conveniente buscar un modelo totalmente diferente o uno con el que no se aprecie ninguna diferencia, para que no parezca una chapuza. Teniendo en cuenta que el plato de ducha estará, normalmente, a unos 10cm por encima del suelo original, se puede hacer coincidir el cambio de color con el escalón.

Foto: Floc Products. Arquitecto colaborador de Plan Reforma

Las baldosas de la pared

Lo mismo que sucede con las baldosas del suelo, pasa con las de la pared. Las bañeras tienen una altura de unos 50 cm., por lo que, al quitarla, se tendrá que volver a alicatar esa zona. La recomendación, salvo que se tengan baldosas originales, es quitar toda la pared y hacer un cambio de color. Una solución es utilizar el mismo color del suelo, para crear un efecto de hornacina, donde todo el espacio de la ducha tiene otro color y se diferencia del resto del baño.

El desagüe

Las bañeras tienen 4 patas que dejan el desagüe a unos centímetros del suelo. Para poder aprovecharlo y darle la pendiente necesaria funcionar correctamente, hay que subir el plato de ducha. Esto significa que entre el plato de ducha y el resto del baño habrá un escalón de unos 10-15cm. Para tener una ducha a ras de suelo se tiene que pasar el desagüe por la vivienda del vecino de abajo (con su permiso, claro) y, si no está ya hecho de esta forma, es complicado.